¿Qué es el Acompañamiento Emocional en el Proceso Legal?

Se trata de una nueva disciplina que aborda las emociones derivadas de un proceso legal. Apoya, acompaña y facilita el proceso legal, respetando su normal desarrollo.

El Acompañamiento Emocional en el proceso legal®, mejora la relación entre el cliente, el proceso y el abogado, y reconstruye su entorno familiar y social así como su situación familiar, social y patrimonial al finalizar el proceso legal.

Contempla tres principales Etapas que van de la mano del proceso legal y que apoyan en todo momento al cliente en el sentido emocional:

Antes del inicio del proceso legal.

Genera un espacio adecuado para la toma de decisiones respecto al proceso legal y fortalece la función del abogado, dándole el valor que corresponde y ayudando a que el cliente tome conciencia de la importancia del proceso y los servicios del abogado, lo que por añadidura fomenta la responsabilidad y el compromiso entre cliente y abogado.

Durante el proceso legal.

Tiene como objetivo reducir el conflicto y atender de manera saludable el panorama que se presenta para tomar las decisiones adecuadas y eliminar el enfrentamiento.

Al finalizar el proceso legal.

Gestiona las emociones de tristeza, depresión, culpabilidad, arrepentimiento y soledad, que pueden llegar a desencadenarse. Orientando y acompañando al cliente a comprender y trabajar los diversos cambios que se presentan en su entorno familiar y social y su situación patrimonial.


 «Las emociones, incluso las mas leves, pueden influir sobre el desarrollo del proceso legal
condicionando el comportamiento humano durante su gestión.»

¿Quién lleva a cabo el Acompañamiento Emocional en el proceso legal?

El Acompañamiento Emocional requiere de un profesional de las emociones, que conozca y comprenda las bases de los procesos jurídicos. Éste profesional lleva el nombre de Acompañador Emocional.

El Acompañador Emocional es un coadyuvante del abogado, aporta y procura la toma de decisiones efectivas. El abogado es el titular y responsable del proceso legal. El Acompañador Emocional consulta y respeta su criterio jurídico, orientando al cliente en las decisiones recomendadas por el abogado a la par de la gestión de las emociones que surgen derivadas de enfrentar un proceso legal.

El Acompañador Emocional fortalece la confianza del cliente en el proceso legal y trabaja las emociones derivadas del mismo, facilitando la comunicación y el enfoque asertivo, lo que se traduce en procesos saludables generando vínculos de confianza.

Proceso Legal

En el desarrollo de un proceso legal, inevitablemente surgen diversas emociones que derivan directamente del conflicto que se presenta y cuya solución depende de llevar a cabo una actuación judicial.

Todos somos conscientes que las emociones generan respuestas en la conducta humana, sin embargo, no todos desarrollamos las habilidades necesarias para gestionarlas. En el caso de un proceso legal, el abogado no está preparado para trabajar las emociones del cliente y en estricto sentido, no le corresponde.

Si bien es cierto, comúnmente los abogados se convierten en “el psicólogo” de sus clientes, también es cierto que su formación profesional y laboral no les da las herramientas necesarias para acompañar emocionalmente a su cliente, no es su función y lógicamente no tendría porqué saber como atender ese contexto emocional.

Así las cosas y después de un arduo trabajo de investigación, se desarrolla esta nueva disciplina llamada Acompañamiento Emocional al Proceso Legal®, dirigida a quienes pasan por un proceso legal y que la carga emocional que deriva de éste no les permite tomar decisiones objetivas y asertivas, y en el ánimo de colaborar y propiciar resultados efectivos, el abogado entiende y tiene interés en proponer al cliente una solución integral a la situación de conflicto que enfrenta.

 

En tu proceso legal no estás sol@…

¡Yo te acompaño!

 

Para mayor información escribe a hola@unaemociontrasotra.com

O visita https://www.facebook.com/unaemociontrasotra/