Busca la luna

Es real que venimos a este mundo a ser felices y también es cierto que la felicidad no es un lugar al que tenemos que llegar, es el camino en sí mismo.

Constantemente encontramos frases o mensajes de motivación que nos hacen pensar que es muy fácil ser feliz y que con sólo quererlo se puede lograr, y ¿sabes que? ¡Es cierto!

La felicidad consiste en despertar todos los días con la firme convicción de que tenemos una gran oportunidad para ser felices, que lo que sucede tiene su razón y que por más difícil que sea entenderla en el momento, tarde o temprano comprendemos que las cosas pasan tal y como debe ser.

Cometemos errores, lastimamos a quienes queremos y nos lastiman también, enfrentamos conflictos diariamente, y luego nos dicen que sin todo esto, no sería posible valorar los hermosos momentos que la vida nos regala. ¡Pero esos momentos están ahí! No necesitamos sufrir ni llorar, no es obligatorio pasarla mal para valorarlos. Al contrario, entre menos dispuestos estemos, más difícil será encontrarlos.

 

Te cuento un ejemplo…

Hace unos días regresaba a casa por la noche y al doblar en una esquina descubrí la luna enorme y llena de luz. Casi en el mismo instante observé a una pareja de chicos discutiendo, ella lloraba y él se frotaba la frente con las manos en un signo de notoria desesperación. No pude evitar pensar: la luna está sobre ellos, es hermosa y ni siquiera se han dado cuenta. Están tan molestos por su situación que no se permiten levantar la cara y admirar lo que la noche les regala. Pero, ¡¿cómo puede ser posible?! Las emociones negativas los rebasan.

 

A todos nos pasa

Si, definitivamente lo que les pasó a la pareja de chicos, nos pasa a todos muy seguido y no es agradable cuando nos damos cuenta. Imagina lo emocionante que sería disfrutar cada momento que vivimos. ¡Sí! DIS-FRU-TAR-LO. No sólo pasarlo, o vivirlo, no, no, ¡no! Disfrutarlo completo, como viene, porque sabemos que pronto se irá.

Yo lo imaginé hace un tiempo y decidí ponerme en acción. Hoy te puedo decir con gusto que la vida sabe mejor así, como los tacos con salsa ¿A poco no? ¡Con sabor!

Entonces te preguntarás ¿y cómo hago para que no suceda? ¿acaso será que en el momento de una situación que me provoque sufrimiento debo voltear al cielo y buscar la luna? Bueno, no en el sentido literal, aunque serviría para distraerte, pero tus emociones negativas seguirían ahí; lo que si puedes hacer es “Buscar la Luna” metafóricamente hablando. Ahora te cuento…

 

Busca la Luna

En los años que llevo acompañando emociones, he comprobado que todos necesitamos en que apoyarnos en momentos de tensión, preocupación y conflicto. Una manifestación externa que nos ayude a salir adelante. Ese “todo va a estar bien” que queremos repetirnos una y otra vez.

Buscar la luna significa darte un respiro.  Conocerte, identificar tus emociones y comprender cuándo, cómo y porqué las sientes y qué hacer para gestionarlas adecuadamente.

Es un trabajo al que debemos dedicar tiempo y esfuerzo, pero los resultados son inmediatos y para siempre.

Te invito a descargar mi guía “BUSCA LA LUNA. Descubriendo emociones”. Es la base para comenzar a conocer tus emociones, identificarlas y saber como manejarlas para restablecer tu equilibrio personal. ¡Es tuya desde ya! Comienza ahora y verás lo fácil que es caminar más ligero, más libre y más ¡FELIZ!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.